Viviendo mi sueño

Empecé a escribir desde hace muchos años, desde la secundaría pudiera ser que descubrí la facilidad que tenía para plasmar ideas y sentimientos, mis cuates cuando descubrieron ese don me buscaban con frecuencia para solicitarme cartas, pensamientos para sus amigas o novias.

Mi papá Don Roberto viajaba mucho y algunas cosas se las fui enseñando, corregía mi estilo y me recomendaba leer algunas cosas para enriquecer mi lenguaje, que es finalmente el aderezo perfecto para hacer la combinación adecuada con las letras, les soy sincero mucho de lo que leía no me gustaba porque había palabras tan extrañas y rebuscadas que se perdía el sentimiento.

Prácticamente debías de tener un “tumba” burros como decía mi padre para traducir una poesía, años después en 1988 me enlisté en una de las aventuras más grandes que había tenido, trabajar para los cruceros Princess Cruises, le di la vuelta al mundo en 4 años, esa travesía me abrió muchas puertas en mi persona, me dio seguridad y amor por esta enorme canica azul, conocí todos los mares y océanos.

Al regresar a casa inicié a narrar varios cuentos que viví en el barco, la muerte y desaparición de un muchacho de tan solo 19 años saliendo de Hawái, tras el reporte de una violación, fue algo que jamás había vivido nos juntaron a toda la tripulación a las 4 am en uno de los salones principales, en fin, fueron muchas experiencias, esos cuentos lamentablemente se perdieron.

Sobre la poesía fui eliminando lo complicado y decidí usar aquellas que con más frecuencia recurrimos a ellas, debo señalar que existen muchas palabras inhóspitas que amo, y que las utilizo para salpicar mis textos. Al final de cada obra o texto lo principal es que logre trasmitir, alegría, pasión, amor, locura, tristeza, compromiso, indiferencia o desesperación, que son la base de toda relación humana.

Gracias saludos, hasta la próxima

Ricardo

#Historia #Cuentos #Infancia